Mi trayectoria

Descubrí el chi-kung en el 2005 en Barcelona, al acompañar a una amiga terapeuta de shiatsu que hacía una presentación en un centro de terapias. Después de su intervención, una mujer hizo una presentación del chi-kung con una práctica. ¡Enseguida me enamoré de esta disciplina que forma parte de la medicina tradicional china! Y me sentí tan bien durante y después de esta sesión (como una sensación de energía tranquila) que el día siguiente me apunté a clases.

médit assise

Foto: Petra Vlasman

Continué recibiendo clases durante años, hasta que sentí que quería también contribuir a transmitir este arte energético. Fue así como empecé una formación de profesora de chi-kung para Occidente en Barcelona, bajo la tutela de Gerard Arlandés Maña. Aprendí entre otras cosas la optimización del uso del cuerpo y la comprensión del ser humano desde el punto de vista energético y mecánico, y adquirí más conciencia corporal.

Al terminar, quise profundizar y seguir aprendiendo para poder transmitir todo aquello cuanto había adquirido. Así que hice una formación de 3 años en el Instituto Internacional de Qi-gong, sede española del Institut Européen de Qi-gong.

Durante un viaje a Senegal, tuve la oportunidad de dar por primera vez clases de chi-kung a niños y niñas de un orfanato. La experiencia fue tan positiva para ambas partes que sentí que quería seguir en este camino y me formé en chi-kung para niños en Francia y en yoga para niños en Barcelona (más información sobre el chi-kung para niños en la sección Chi-kids o mi página Facebook). Sigo yendo regularmente a Senegal, donde practico la sencillez, la alegría y el estar aquí y ahora.

En julio de 2015, participé en una formación de dos semanas de mindfulness para niños en el marco de Escuelas abiertas (creadas por Thich Nhat Hanh) en la UB de Barcelona, para cultivar mi presencia y tener herramientas nuevas.

Aparte del chi-kung, también me he nutrido de anti-gimnasia y técnica Alexander, disciplinas para la conciencia corporal, el uso óptimo del cuerpo y la reeducación postural, así como de danza, en particular de la danza sabar de Senegal. La danza sabar de Senegal es pura alegría, potencia y creatividad, y encuentro que su energía se equilibra perfectamente en mí con la energía más suave del chi-kung (más información sobre el sabar en la sección Danza).

Siguiendo con la danza, participé en enero y julio de 2016 a talleres de formación de danza-dibujo para niños, de la mano del fantástico dúo de Segni Mossi.

Por otra parte, tengo el nivel II de Reiki. En 2010-2011, participé a la formación “El llamado de la nueva conciencia” de crecimiento psico-espiritual y de conocimiento holístico del ser, con el gran Germán Menino.

En marzo de 2015, terminé una formación de un año de conocimiento holístico de la mujer: El viaje de la mujer cíclica, de la mano de tres mujeres maravillosas: Sophia Style, Xènia Ros y Núria Beitia. ¡Fue una formación muy enriquecedora y sanadora! Desde el verano 2014, soy Moon Mother certificada por Miranda Gray.

Puedes compartirlo...
Share on LinkedInShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page