Idiomas

Cuando empecé a aprender idiomas en el colegio, me pareció divertido conocer otras realidades a través de las palabras, primero con el inglés y luego con el castellano. En la universidad estudié letras y aprendí italiano, el idioma del corazón, ya que mi abuelo tan querido era italiano. Hace unos años, estudié wolof, una de las lenguas de Senegal, ya que viajo regularmente a este país y me parece importante poder comunicarme con las personas y conocer por esta vía su manera de pensar y de ver el mundo. Estudié catalán por las mismas razones cuando vivía en Barcelona.

Adolescente, soñaba con ser traductora, transmitir ideas, conceptos, textos y servir de intermediario, de puente, entre personas y culturas. Hice realidad este sueño al estudiar traducción e interpretación y al instalarme más adelante como traductora autónoma.

Ahora, compagino mis actividades de profesora de chi-kung, traductora y bailarina. Como me dijo una amiga hace poco: “soy de letras y movimiento”.

Así que, si te apetece, puedes aprovechar un taller de Movimiento, Alegría y Conciencia, tanto para adultos como para niños, para mejorar a la vez tu francés (mi lengua materna). Puedo dar igualmente talleres en castellano, catalán, inglés e italiano (ver agenda).

Si lo que buscas es a una profesional para traducir el cuento para niños, el texto o el libro que has escrito o si quieres saber más sobre mi faceta de traductora, te invito a visitar mi página dedicada a ello: www.valespi.com.

Puedes compartirlo...
Share on LinkedInShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someonePrint this page